Los riesgos del periodismo en latinoamérica: desde la persecución judicial hasta el asesinato

Por Mónica D’Assisi

El periodista y catedrático español Bernardo Diaz Nosty, realizó un exhaustivo seguimiento sobre los riesgos del periodismo contra ciertos poderes y relata en su libro “Periodismo Muerto”,una serie de problemas que debe enfrentar la prensa en países donde las dictaduras, las crisis del poder judicial, la impunidad y el narcopoder han llevado al asesinato de más de 1050 periodistas entre los años 1970 y 2015.

Según Diaz Nosty, el mayor riesgo está representado en los países de Latinoamérica , donde el promedio es de 22.8 periodistas muertos al año, superando así la cifra de países que se encuentran oficialmente en guerra.

“Antes de llegar al asesinato, suele producirse el acoso sobre el periodista y sus familiares, las agresiones físicas, la estigmatización, las extorsiones… Todo ello conduce a la quiebra de la independencia profesional, a la renuncia de la actividad periodística, al exilio, cuando no a la claudicación y a la entrega a las condiciones que establece el enemigo”, concluye el periodista en su libro.

Durante el 2017 veintitrés periodistas fueron asesinados en la región latinoamericana.

Las cifras son: catorce en México, dos en Perú, dos en República Dominicana, dos en Guatemala, uno en Honduras y otro en Venezuela, según el balance cuatrimestral (enero-abril) de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (CIAP) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap).

En ésta región del mundo donde no existen guerras y son declarados países “democráticos”, el periodismo está expuesto constantemente ante sicarios pagados con el dinero de la corrupción política afín al narcotráfico y otros sectores poderosamente económicos, que no dudan en eliminar sistemáticamente a periodistas no demasiado aliados a la “ética”.

Es allí donde subsiste una anomalía social producto de la impunidad absoluta y atentar contra la vida de un périodista no es la única agresión que sufren reporteras y reporteros de diferentes medios (medianos y pequeños).

Periodistas de la Ciudad de México denunciaron espionaje telefónico y computacional masivo, con tecnología israelí.

Es sabido que los grandes medios están aliados a algún tipo de poder y eso da para pensar como y porqué los profesionales involucrados con estas empresas están protegidos ante este tipo de atentados.

Observatorios de periodismo de México, Honduras, Guatemala, Colombia y otros junto a organismos de Derechos Humanos, realizan constantemente denuncias por atentados a periodistas a través de amenazas de muerte a hombres y mujeres, incendios en sus viviendas, amenazas a sus familias e incluso persecución y golpizas por parte de matones y de la policía local.

  El Sindicato de Periodistas Digitales de Argentina se une a los reclamos de las periodistas en todo el mundo

De esta forma los periodistas , con justificado temor, deben trabajar casi silenciosamente para que la autocensura no los inhiba, pero siempre bajo el riesgo de exponer potencialmente sus vidas y la de sus afectos, ante la mirada indiferente del poder . Algunos medios optan por cerrar sus editoriales y otros “ignoran” las noticias de los asesinatos, como si la omisión modificara la cruda realidad.

En México existen hoy 26 desapariciones forzadas sin aclarar y se registraron dos atentados fallidos ;

*Armando Arrieta Granados, de 51 años, jefe de redacción de La Opinión de Poza Rica, Veracruz quien sobrevivió a cuatro impactos de balas al llegar a su domicilio el 12 de abril de 2017.

*Julio Omar Gómez Sánchez, exitoso reportero-ciudadano de Noticias 911(Facebook) en Los Cabos, Baja California Sur, tras sufrir atentados con incendio en diciembre y febrero, el 28 de marzo fue atacado a balazos (por tercera vez) que dieron muerte en su hogar a su guardaespaldas asignado por el Mecanismo de Protección a Periodistas de la Secretaría de Gobernación para proteger su vida. Gómez y su familia resultaron ilesos, pero su vivienda fue incendiada.

Las leyes de protección son ineficaces, y a decir verdad al ser una profesión no regulada se hace mucho más difícil controlar las violaciones y atentados que se generan en diversos países con respecto al derecho a la información y a la libertad de expresión, no solo de los periodistas sino de los ciudadanos en general.

A partir del año 2000, 36 periodistas fueron asesinados en México y 6 desde lo que va del 2018. Desde que las fuerzas armadas salieron a las calles mexicanas la violencia aumentó Como se puede apreciar, indistintamente de los países, hay un denominador común sobre el periodismo: el poder. Y es precisamente el mismo poder que por cualquier medio y forma pretende callar las voces de quienes tienen como responsabilidad proteger el derecho de todos los ciudadanos a conocer la verdad.

Fuente: Periodismo Muerto de Bernardo Diaz Nosty

Muy pronto... vuelve #Tropicalísima #Radio, la mamá de las radios de música tropical. Desde 1994 fabricando famosos. grupos@tropicalisima.com.arHacete fan

Comentá esta noticia, ¿Qué opinás?


Escrito por Pablo Ceccarelli

Periodista. Secretario de Organización Nacional del Sindicato de Periodistas Digitales de la República Argentina. Presidente de la Asociación Civil de la Prensa Digital de la República Argentina. Docente y capacitador en Periodismo Digital y Nuevas Tecnologías - Periodista Acreditado en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación - Seguilo en Facebook, en Twitter o en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *